trabajarmejor -> Aprendiendo a trabajar mejor -> Cómo reducir el estrés laboral modificando los hábitos -> Cómo actuar más justamente con uno mismo para reducir el estrés laboral

Cómo actuar más justamente con uno mismo para reducir el estrés laboral

"Para reducir el estrés laboral hay que ser más coherente con el entorno y su evolución"

Evalúe la organización de su empresa a través de la
Evaluación de la organización de una empresa o institución.
Evalúe el clima laboral de su empresa a través de la
Evaluación de clima laboral.
Evalúe a sus líderes a través de la
Evaluación de líderes de Personal.
Otros Artículos
En El cambio de hábitos de los jefes, facilita el cambio de hábitos de sus empleados vimos que cuando los jefes modifican sus hábitos, facilitan que sus dependientes también lo hagan, y de ese modo ambos puedan mejorar su desempeño. El principal jefe de cualquier persona, es decir aquél que tiene mayor autoridad sobre ella es la persona misma. En este caso los dependientes de la persona son todas las particularidades que la caracterizan.

Por eso el primer aspecto que debemos considerar a la hora de tratar de reducir esa presión, que diariamente percibimos y suponemos que viene del entorno, es que ésta en realidad se origina principalmente en nuestras actitudes. Partiendo de la base que más allá de lo difícil que pueda resultar vivir en un entorno complicado, quien determina cómo afecta esa situación a cada uno es su protagonista.

Tomar una decisión justa, es orientarse hacia opciones que ayuden al protagonista de la decisión y a su entorno a evolucionar mejor en el mediano y largo plazo. Es decir que en esta etapa lo importante no es decidir cuál es la mejor opción, sino intentar descubrir cuales son las variables que caracterizan una situación dada, cómo afectan éstas y de qué modo actuar para que esas variables sean un aliado que nos permita evolucionar mejor.

En cualquier situación dada, la variable principal que caracteriza a su protagonista en su relación con el entorno, como dijimos, es la persona misma y sus particularidades. Por eso es necesario hacer una evaluación de quien es uno y principalmente cuáles son nuestros hábitos de comportamiento. Principalmente porque esos hábitos que pueden ser nuestro mejor aliado o nuestro peor enemigo, son los deben ser analizados en primer lugar, para intentar establecer si nos ayudan o nos perjudican.

En este sentido es importante tener presente, que cuando evaluamos si algo nos ayuda o nos perjudica, lo debemos hacer en el mediano y largo plazo. Porque en el corto plazo, es casi imposible evaluar un beneficio o un perjuicio, debido a que normalmente en esa situación consideramos bueno lo que nos agrada y malo lo que nos desagrada, es decir lo confundimos con una sensación.

Así llegamos al segundo aspecto de importancia para hacer una evaluación: el tiempo. El tiempo en cualquier acción humana es esencial porque nos permite utilizar el cerebro. Es decir que en cualquier decisión que tomamos, deberíamos tomarnos todo el tiempo disponible para decidir. Ese tiempo disponible normalmente no es aprovechado, porque actuar con premura es un hábito normal, posiblemente estimulado por la ansiedad que caracteriza al ser humano en estos tiempos.

Por otro lado ese tiempo disponible tiene límites, los que impone cada situación. Así que cuando intentamos tomar todo el tiempo disponible, vemos que debemos decidir aunque tengamos dudas sobre la mejor opción. Este es el tercer aspecto a tener presente: todo lo que hace una persona siempre va a ser limitado e imperfecto, porque esa es la esencia del ser humano. Este tercer aspecto es importante porque significa que por más atractivo que nos resulte la imagen de un logro alcanzado o el resultado de nuestra gestión, ese resultado puede ser mejorado, mucho más de lo que frecuentemente suponemos.

Por eso es esencial tener presente que todo acierto es relativo, y que siempre hay que estar dispuesto a aceptar que un logro alcanzado, no sólo es relativo y limitado, sino que además el tiempo nos puede demostrar que fue un desacierto. Sencillamente porque, algo es bueno o malo de acuerdo a las consecuencias que tenga. Y, como ya dijimos, esas consecuencias deben ser evaluadas en el mediano y largo plazo, porque, en el corto plazo, las podemos confundir con sensaciones, que simplemente agradan o desagradan.

El cuarto y último aspecto a analizar es cómo determinar si una decisión fue justa, es decir acertada y cuáles son los límites de ese acierto. Posiblemente este sea el aspecto más complejo a evaluar. Principalmente porque para llegar a un resultado justo es fundamental, tener presente que nos sólo se evalúa la evolución de la persona, sino de cómo ha evolucionado su relación con el entorno.

Para evaluar su evolución la persona, tiene que tener presente que esa evaluación también es relativa y que como tal debe ser verificada continuamente, porque el tiempo y las consecuencias son la que van a indicar los beneficios y perjuicios de esa evolución.

Finalmente analizar la evolución de la relación de la persona con su entorno, también es difícil, porque muchas veces esa evolución no coincide con las expectativas de quien evalúa. Considerando que esas expectativas son suposiciones que hace la persona, basadas principalmente en criterios que frecuentemente ignoran las particularidades de la realidad, y como tales son una referencia relativa y limitada para evaluar.

Como vemos, la tarea de actuar justamente con nosotros y con nuestro entorno, es un camino de ida que nunca termina, ya que permanentemente vamos a poder descubrir consecuencias, sean estas beneficios o perjuicios, que van a ir perfeccionando la perspectivas que tenemos de nuestra actuación.

Autor Guillermo Ezquiaga
Mejore el clima laboral de su empresa de manera organizada y efectiva
Realice una evaluación general sin costo, para tener una perspectiva más completa de su empresa o institución.
Etiquetas
Adaptación al cambio Búsqueda de empleo Capacitación Carrera laboral Clima organizacional Competencia laboral Curriculum Desempeño laboral Entrevista laboral Equipos de trabajo Estrés laboral Evaluación de desempeño Habilidades laborales Innovación Liderazgo Motivación laboral Negociacion laboral, sindical o gremial Negocio propio Objetivos laborales Organización tareas y rutinas Planificación de tareas Políticas de recursos humanos Resistencia al cambio Seguimiento laboral Selección de Personal

Permiso de Reproducción

Este artículo es Copyright de su autor, que es responsable por el contenido y las opiniones expresadas, así como de la legitimidad de su autoría.

El contenido puede ser incluido en publicaciones o webs, con las siguientes condiciones:

  1. se publique como el original
  2. se haga referencia al autor (Guillermo Ezquiaga)
  3. se haga referencia a la fuente (www.trabajarmejor.com.ar)

Comentarios

  Deje su comentario

Nombre:  
E-mail:  
Web (opcional):  
Comentario:  
Contacto - Mapa del Sitio - Envíe su consulta